sábado, 10 de diciembre de 2011

¡VIVE!

Siempre queremos hacer lo correcto, lo que nos viene bien, lo que no nos daña el corazón, ¿qué pasa, somos marionetas? Somos asesinos en cuanto amor y a felicidad se trata, como dijeron en una serie. Y es que no probamos nada por miedo a perder, al rechazo, no lo intentamos por inseguridad. ¿Qué es la vida, más que tiempo concedido para ir experimentando las cosas que ella nos da? Para equivocarnos, fallar, probar cosas nuevas, y cambiar para el futuro las viejas cosas que hicimos mal. ¿Por qué no nos lanzamos? Estoy esperando a una persona, la única persona que vuelva a hacerme sentir bien, que hable con ella y por un solo momento, le entienda, me comprenda, me haga reír, compartamos gustos, que me vuelva a hacer sentir yo. Me da igual que sea más mayor que yo, más joven, más alta, más baja, pelo rizado  o liso... Y cuando le encuentre, ¿me lanzaré, se lanzará? ¿Qué va a importar? ¿El qué dirán? Si tienen que decir algo, ¡qué lo digan, coño! No importa, es nuestra vida, cada uno es dueño de la suya, aunque todos necesitamos unos acompañantes para experimentar los distintos caminos, tomar decisiones y crear sentimientos; pero el volante, lleva cada uno el suyo, aunque tenga ayuda de los demás. No somos clones, no tenemos que hacer lo que hacen los demás. "Piensa, luego actúa". No, no siempre. Actúa, luego piensa. Equivócate, es bueno, es normal, es humano. Haz lo que quieras hacer sin miedo: Besa con pasión si tienes ganas, seduce, vete en calzoncillos, que te quiten las bragas con la boca, ama, llora por un desamor, grítale a tu profesor, liate con 20, enamórate... ¡VIVE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario