martes, 6 de diciembre de 2011

Pst.


Y acabo de ver, lo que verdaderamente pasa cuando estamos enamorados. Todo el mundo dice que cuando te enamoras, estás ciego, no ves más allá de su persona y más aún si sufres un desamor, sin embargo, me he dado cuenta de que no es así, claro que vemos, a nadie nos ponen una venda en los ojos, somos nosotros los que aun viendo lo que pasa, no hacemos nada para remediarlo. Nos vienen los palos de tres en tres y no intentamos parar ninguno, parece que buscamos otro incluso… Pero, ¿por qué? Es simple, (aunque parezca complicado) estar enamorado significa poner a la otra persona por encima de todo, por encima de ti. Que lo único que te importa es su felicidad y que no sufra, aunque eso conlleve que te perjudiques. Que la otra persona estará siendo la más feliz del mundo, pero tú, irás escondiendo como estás realmente, cuando estás hecho polvo. Pasarán horas, días, meses, años… hasta que tú seas quien diga ¡hasta aquí! Hasta que te des cuenta de que tú también existes, y que tú también mereces ser feliz y no estar a cada minuto del día lamentándote, que eso es inhumano. Y es que habrá un momento en el que tengamos que aprender a levantarnos solos, sin esperar a que alguien llegue, y sí, nosotros también tendremos que ayudar a levantarse, pero no si cuando le vas a levantar, eres tú el que caes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario