miércoles, 21 de diciembre de 2011

¿Cuál es la línea?

¿Cuál es la línea que separa el amor de la obsesión? Si pudiéramos saber la respuesta a esa pregunta, posiblemente dejaríamos de sufrir tanto por amor. ¿Por qué nos volvemos locas por personas que son prácticamente imposibles de conseguir, que sabemos que nos harán daño? ¿Y por qué no nos gustan las personas que están a nuestros pies? Si alguna vez, las personas de todo el planeta pudiéramos dejar de colgarnos de la gente que no nos conviene, creo que el mundo cambiaría y todos podríamos ser más felices. Supongo que es difícil. ¿Y por qué vivimos pensando en el daño que sufriremos? ¿No sería mejor pensar en el momento hermoso que estamos viviendo? Pero es que no puedo, no puedo evitar pensar en el terrible momento que no quisiera repetir, en el terrible momento que hizo que derramara lágrimas, que hizo que mi mundo se caiga, se desmorone, el momento que mi única guía soltó mi mano, el momento que me perdí en el camino y me quedé sentada y sola en la oscuridad, por miedo a tomar la dirección equivocada.

# A veces le pregunto a mi conciencia si después de tanto amar, uno pierde la cabeza de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario